La Campaña Admirable

por

Francisco Rivero Mendoza.

1) Pasando el páramo.

 

Pasaba el Libertador

Sobre un potro cabalgando

al cual  llamaban Pastor.

De Pelo sedoso y blanco.

 

Nunca se vio un comandante

montar tan fino caballo

ni  mirada tan triunfante

Cuando montaba su bayo.

 

Decoraba el  uniforme

Pechera de rojo paño

Rematada en el reborde

Con flores de gran tamaño.

 

Negra casaca ceñida

recias polainas de cuero

La capa azul,  extendida

Sobre un cielo mañanero.

 

Y sus ojos soñadores

Miraban llenos de  brillo

Los páramos y sus flores

Desde Mérida a  Trujillo.

 

Y mucho pudo aprender

Cruzando bosques y caños

Era solo un Brigadier

Con apenas treinta años.

 2) El destierro de su patria.

Pero ya estaba curtido

En las lides de la guerra

En mil ochocientos doce

Bolívar dejó  su tierra.

 

Enfrentó la adversidad

Pasaba noches en vela

Pensando en la Libertad

De su patria Venezuela

 

 

Cuando se perdió la Patria

después de la Independencia

la bota del invasor

Impuso fuego y violencia

 

 Hombres mujeres y niños

ciudadanos ejemplares

dignos y noble patricios

murieron por centenares.

 

Soldados y Coroneles

tenientes y capitanes

de aquellas tropas del Rey

cometieron mil desmanes.

 

Calzada cruel mercenario

Correa tosco y brutal

Cagigal fue sanguinario

Ceballos fiera  animal.

 

Monteverde era feroz

Tizcar siempre se excedía

Morales era peor

Con Zuazola paz no había.

 

Rosete un vulgar ladrón

Antoñanzas muy dañino

Boves fue el peor matón

y Cerveriz asesino.

 

Y fue muy duro el destierro

Entre lágrimas y penas

Pero bien lo recibió

La Heroica Cartagena.

 

3) Campaña Admirable.

Desde allí se apertrechó

Consiguió buenos  soldados

Casi todos granadinos

Veteranos y fogueados.

 

Este joven oficial

Con unos pocos valientes

Venció a un fiero general

En la frontera de Oriente.

 

Atanasio Girardot

de su valor hizo alarde

también José Félix Ribas

y José Antonio Ricaurte,

 

Y trayendo la bandera

peleaban como un demonios

Hasta tocar la frontera

En Villa de San Antonio.

 

Su destino era luchar

hasta llegar a la meta

con Luciano D´Eluyar

y Rafael Urdaneta.

 

Y las tropas españolas

Estaban bien equipadas

Muchos rifles y pistolas

Bayonetas encaladas.

 

Los patriotas con honor

 en la punta de sus lanzas

mostraban el tricolor

para tener mas  templanza.

 

Portaban sus gallardetes

de colores rojo y gualda.

mil jinetes  de Correa

que nunca daban la espalda

 

 

Bajaron de la montaña

y hasta Cúcuta llegaron

pelearon con mucha saña

pero allí los derrotaron

 

San Cristóbal y la Grita

Bolívar las ocupó

En una plaza chiquita

 el pueblo lo celebró.

 

Después de reorganizarse

Con la tropa de avanzada

Enfiló por estos cauces

Hacia las Sierras Nevadas.

 

Y la montaña asustaba

Lanzando truenos y rayos

El cielo se rebelaba.

Era finales de Mayo.

 4) Entrada a Mérida.

Y los realistas sabiendo

Que Bolívar ya llegaba.

La moral  iban perdiendo

Y huían en desbandada.

 

Jamás sintió tanta dicha

Ni tan elevado honor

Cuando Mérida lo nombra

Como el gran Libertador.

 

Música no le faltaba

De todo quisieron darle

Primorosas damiselas

Acudieron a sus bailes.

 

Le dieron miles de pesos

Buena plata con holgura

Una casa, seis cañones

Y setecientas monturas.

 

Y quinientos voluntarios

Se unieron a su campaña

Para nunca más volver

A sus queridas montañas.

 

Esto fue en el año 13

De la Campaña Admirable.

La patria bien lo merece

Una hazaña formidable.

 5) La partida hacia Caracas.

 

Y al fin tuvo que partir

Pues Caracas lo esperaba.

Iba a vencer o morir

Como Dios lo destinara.

 

Descendió de la meseta

Tomó un estrecho camino

El caballo se arriscaba

Como un blanco remolino

 

Y el pensaba en  sus amigos.

y en  millares de inocentes

Que sufrían cruel castigo

del Tirano Monteverde.

 

Nunca se vio  un asesino

ni monstruo que se recuerde

tan horrible y tan dañino.

como el fiero Monteverde

  

6) La visión fantástica.

Apartase de la tropa

Cabalga por un sendero

 Y detuvo su montura

Cerca de un abrevadero

 

Contemplaba con agrado

La sierra al atardecer

Y cinco picos nevados

Lo hicieron enmudecer.

 

 

Erguido  sobre el caballo

Con la frente bien alzada

Sacó su espada plateada

Y en la sierra tronó un rayo.

 

Y cinco montañas pálidas

Se levantaron del hielo

Y convertidas en águilas

Cruzan por el ancho cielo.

 

 

En circular formación

Sobrevolaron su frente

Para después dirigirse

A los llanos de Occidente

 

¿Serían las cinco repúblicas?

¿Que su espada libertara?

Sólo el supo comprender

Lo que allí se presagiaba.

 

 

Y soñaba con la gloria

En los páramos lejanos

Pensando en nuevas victorias

Sobre los fieros tiranos.

 

7) Decreto de Guerra a Muerte

 

Y en Trujillo proclamó

decreto de guerra a muerte.

La patria se estremeció

pero cambiaba su suerte.

 

Sacudió la indiferencia

de un pueblo esclavo y sumiso

y levantó la conciencia

 de un sagrado compromiso.

 

Y la América tembló

ante el poderoso rayo.

 La sabana se prendió.

Con el tronar  de caballos.

 

 

Necesario fue pelear

con redomado valor

para poder expulsar

al temerario invasor.

 

8) Y sigue la Campaña Admirable.

Y la Campaña se aviva

con la furia y el valor

del gran José Félix Ribas

tío del Libertador.

 

Se dirigía hacia Trujillo

por la vía de Boconó

y en su camino encontró

un aguerrido caudillo.

 

Alguien voló por  allí

sobre las altas colinas

Era el Coronel Martí.

Quien venía de Barinas.

 

Una columna patriota

temprano en la madrugada

divide en dos a la tropa

con sus filas de avanzada.

 

Y aún relumbra en la historia

con reflejos alargados

la contundente victoria

de Ribas en Niquitao.

 

Voló la caballería

y tronaron los cañones

cuando Ribas lo quería

por allá, por Los Horcones.

 

Un Coronel de Respeto

no pierde su artillería

cerca de Barquisimeto

Francisco Oberto decía.

 

Y en una clara mañana

la historia así lo asegura

Las tropas republicanas

vencieron en la llanura.

 

Y Bolívar avanzaba

ya nadie podía pararlo.

Pasó cerca de Guanare

y se detuvo en San Carlos.

 

La plaza estaba ocupada

por el Coronel Izquierdo.

Quien luego se retiró

siguiendo destino incierto.

 

Al llegar no consiguieron

ni la sombra del caudillo

por eso allí decidieron

continuar a Tinaquillo.

 

Izquierdo no los enfrenta

por diferentes razones

Buscaba sabana abierta

y llegó hasta Los Pegones.

 

Destacaron en el frente

soldados y capitanes

por su obrar inteligente

en los Llanos de Taguanes.

 

y un treinta y uno de Julio

de mil ochocientos trece

derrotados los tiranos

la Libertad reaparece.

 

Todos celebran el triunfo

fue una batalla impecable

y así lo conoce el mundo

fue la Campaña Admirable.

 

La sabana floreció

ante la digna presencia

Y el pueblo lo festejó

Cuando llegaba a  Valencia.

 

Y formaban comitiva

turpiales y guacharacas

para anuncia que Bolívar

ya marchaba hacia Caracas.

 

 Apenas faltaban  leguas

Ya se avecina  la gloria.

Para acordar una tregua

se  detiene en La Victoria.

 

Un día siete de agosto

hizo su entrada triunfal

El Libertador, Bolívar

en la bella Capital

 

Un bello día de agosto

entre banderas y flores

Bolívar entra a Caracas

Cuna de Libertadores!

 

 

 Música:: Wolfgang Amadeus Mozart Concierto para violín No. 3,  K. 216.